lunes, 29 de agosto de 2016

El jardín de las delicias






El santo Señor de Chalma
dice que empieza a estar harto
de proteger la pasión
de los novios en los cuartos




lunes, 4 de julio de 2016

El jardín de las delicias

Los maridos, en la cama,
si son rojos, rinden mucho
y si, además, son demonios
entonces, ya, ni te digo


Mi marido la mayor parte del tiempo es un hombre bastante aburrido, pero doy gracias a la Virgen de Guadalupe porque, de vez en cuando, por las noches se convierte en un demonio rojo y entonces se termina el aburrimiento por algunas horas y esas horas compensan todos los días aburridos y rutinarios.


jueves, 23 de junio de 2016

Aleluyas de Zapopan

Esto sí es orgullo gay
y lucha por la igualdad,
que hay que tener muchos huevos,
os lo digo de verdad,
para salir del armario
en la iglesia parroquial.




sábado, 18 de junio de 2016

El jardín de los milagros

Si lees poesía a los pollos
y, a veces, les ves llorar
no creas que son los piensos
o problemas del corral.
Seguro que son los versos
que son malos de verdad


 Las personas creen que los pollos son tontos pero eso no es verdad.  Yo les leo poesía a mis gallinas y ellas escuchan embelesadas y cuando es un poema muy triste juraría que he visto alguna lágrima furtiva en sus ojos y cuando son poemas alegres se alborotan un poquito y hasta parecen bailar.  Doy gracias a la Virgen de Zapopan por tener a alguien a quien compartirle toda esta poesía que no quiero disfrutar sola. 

.




El jardín de los milagros

No te olvides de soñar
lo que la vida no da



Mi esposa tenía horribles pesadillas por leer novelas de terror y se despertaba gritando y dando manotazos que hasta me tiraban de la cama.  Doy gracias a la Virgen de Zapopan porque ahora mi mujer lee novelas de amor y solo dice los nombres de los galanes en sueños y hace como si los besara y ya podemos dormir los dos en paz.

.

miércoles, 15 de junio de 2016

Aleluyas de Zapopan


Nunca pensé, amigo mío,
que ver a un hombre cagar
(si es por designio divino)
fomentara la piedad
sin parecer desatino
(o cosa de criticar)
sino un ejemplo muy fino
de la gracia celestial.

.

sábado, 11 de junio de 2016

Aleluyas de Zapopan


Este si que es un milagro
que no se puede aguantar,
¡que un cristiano con tal arte
sepa este piano tocar
cuando la Junta y alcalde
tienen la genialidad
de proponer enviarle
al campo municipal
para animar los domingos
que juegue la Cultural!



sábado, 28 de mayo de 2016

The Self Made Man



Nadie puso nunca en duda los altos valores y virtudes que adornaban al prohombre, orgullo de la patria; pero todo aquel cúmulo de virtudes contrastaba escandalosamente con sus formas contrahechas y sus facciones desgraciadas.

Por eso, el día en que en un mitin de campaña se le ocurrió decir que estos eran tiempos de esperanza para hombres con garra y con coraje, tiempos, en fin, para hombres, como él, que se han hecho a sí mismos, desde el fondo de la sala dicen que se oyó responder a un adversario:

- Hombre, pues ya de haberte hecho a ti mismo, bien podrías haberte esmerado un poco más.

 Que lo sepas, compañero: siempre hay un adversario dispuesto a joderte el argumento.


.

jueves, 26 de mayo de 2016

Crisis de pubertad



Tras muchos años de oficio, el novelista se dedicó a escribir microrrelatos, harto de que sus personajes, después de la página 70, se empeñaran en vivir su propia vida en rebeldía.

-"Crisis de pubertad", repetía, como quien busca alguna excusa.


.

jueves, 19 de mayo de 2016

La aguja del pajar





Nunca creyó en la suerte.
Ni en la buena, ni en la mala.
Por eso, cuando en las noches engañosas del agosto llevaba a la forastera al vértigo alborotado del pajar, mientras en la plaza seguía la verbena, lo que menos le importaba era ponerse a investigar si era verdad o era mentira la existencia de esa aguja que decían.

.

miércoles, 13 de abril de 2016

Ecos de Sociedad


Fueron casi cincuenta años los que pasó redactando los Ecos de Sociedad del periódico local:
"Regresó al hogar, después de cursar con singular aprovechamiento un año más del bachillerato, el hijo de nuestro distinguido amigo y propietario de la gran fábrica de harinas "San Antonio", don Antonio Polanco.
Enviamos  al joven Antonio la más sincera enhorabuena y deseamos continúe aplicándose de igual modo, hasta dar fin a la carrera que intente seguir."
Todo era objeto de loa o comentario: 
"Para pasar las fiestas de Navidad al lado de su distinguida familia llegó de Marruecos, donde ha pasado una temporada, la monísima señorita Purita Otal."
 A la gente le gustaba saber el ir y venir de las familias de buena posición:
"Ayer, festividad de san Antonio, la bellísima señorita Presentación Luarca inició su temporada de veraneo en la residencia familiar en Villacorta.  Desde aquí le deseamos un merecido, agradable y reparador descanso"
Cincuenta años, en fin, loando la belleza y los modales de otras gentes por encargo o compromiso.

Cuando le llegó la hora de su jubilación, por no dar trabajo a otra persona y por dejar el trabajo rematado hasta el final, dejó redactada su propia despedida:
"Cumplida la edad reglamentaria, se retira hoy nuestro estimado y honesto redactor Argimiro Alonso Fraile con la satisfacción del deber cumplido.  La dirección y compañeros le deseamos muchos años de merecido y jubiloso descanso entre los suyos".
Pero el recién nombrado Director, un joven brillante y bien dispuesto, pero con la intención de darle a la cosa un nuevo sello, al recibir la propuesta, le dijo paternal y un punto displicente:

-Hombre, Argimiro, no me jodas. Un poco de sobriedad, que tampoco es para tanto.

Al ponerse el abrigo,a Argimiro se le oyó murmurar, como entre dientes:

-La burla del destino: cincuenta años contando tonterías y la sobriedad viene a imponerse precisamente ahora. 


jueves, 7 de abril de 2016

El crítico


Recto como era y ajeno a cualquier arreglo que conllevara la más mínima injusticia, se tomaba las cosas del oficio de forma tan escrupulosa que cuando en la revista del Ateneo Poblano le encomendaron la crítica literaria de las obras que iban llegando a la biblioteca se negaba a leerlas para que su opinión no se viera contaminada y su crítica fuera, con semejante diligencia, lo más justa y objetiva que pudiera.