miércoles, 27 de octubre de 2010

Aleluyas de Zapopan

CON ATAQUES DE CALACAS
LOS PERROS SALTAN Y BAILAN


El día de muertos mi abuela y yo fuimos al pueblo a misa de 7 y al venir de regreso a casa unas calacas que se habían salido del cementerio nos empezaron a seguir y ya nos estaban alcanzando cuando mi abuela se volteó y los agarró a bastonazos y los desbarató todos y nuestro perro estaba muy contento con tanto hueso. Doy gracias a la Virgen de Zapopan por tener una abuela tan valiente.  .



4 comentarios:

Alberto Flecha dijo...

Voy a animarme a comentar en verso tus aleluyas a partir de ahora, Paco. Ahí va:

Ni las calacas son tan peliagudas
si te acompaña una abuela corajuda.

Saludos.

Francisco Flecha dijo...

Me parece muy bien, Alberto, porque parte esencial de las aleluyas es que sean en verso.
No viene a cuento, pero siempre me encantó y guardo, por ello, en la memoria unas aleluyas que escribió hace mil años D. Victoriano Cremes para un cartel de las fiestas de León que imitaba un pliego de cordel.
Una de ellas decía:
"Qué bonito está León
tan florido y resonante
con sus dos ríos cachorros
ladrando a la Luna en balde"

Cuando llego a León, de noche, por el Portillo y veo las luces de la ciudad al fondo la repito siempre, como una letania.
Saludos

Alberto Flecha dijo...

Es precioso. Creo que la próxima vez que lo recites te haré los coros y te acompañaré con la zanfoña.

Un saludo.

Manuel dijo...

Huesitos para todos. Lo que no se si esos huesos tendrán mucha sustacia. La abuela hizo justicia y si la muerte se le acerca... Escobón que la adormezca.