domingo, 6 de septiembre de 2009

Duda Teológica

.



Versión narrada




Versión escrita

Don Silverio Berzosa, obispo de Mondoñedo, murió como un santo, una fría mañana de marzo.

Como perfecto gallego, había repartido su vida y su corazón entre una fe a toda prueba y unas dudas que le hacían preguntarse constantemente sobre cualquiera de aquellas afirmaciones por las que habría dado la vida sin pensarlo.

Por eso, al llegar ese día a la Gloria Celestial, se negó a entrar hasta que San Pablo le contestase a una cuestión fundamental:

-Oígame, señor San Pablo. Y digo yo: ¿Los Corintios? ¿Contestárosle o qué?.


.

4 comentarios:

El internauta de León dijo...

Curioso, ¿Donde se encuentra esa piedra?

juanluisgx dijo...

Es más que posible que fueran los primeros "correos no deseados" de la historia de la cristiandad...

Francisco Flecha Andrés dijo...

Tienes razón, Juan Luis. No se me había ocurrido plantearlo así. Me alegro mucho de verte por aquí
Un saludo

Francisco Flecha Andrés dijo...

Amigo internauta: Se trata del escudo de la diocesis de Mondoñedo-Ferrol.Lo he pillado, como siempre, a través del Google
Saludos