sábado, 23 de mayo de 2009

My Tenderly Loved Wife

.



El arzobispo anglicano quedó perplejo un momento, realmente confuso, sin saber cómo interpretar el lacónico telegrama remitido por un humilde pastor de una pequeña comunidad rural en plena campiña inglesa

"Mi tiernamente amada esposa murió ayer por la tarde. Ruego a Vuestra Excelencia me busque sustitución para el fin de semana"


Seguramente, el pastor hubiera quedado igualmente perplejo y confuso de haber conocido la primera interpretación, sobresaltada, del arzobispo.

.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

El lenguaje es, a veces, muy traidor, Paco

Francisco Flecha Andrés dijo...

Es cierto, amigo anónimo, por eso también es cierto que "el que mucho habla, termina diciendo lo que piensa"
Saludos

daalla dijo...

Curiosa la doble interpretación del mensaje. En cualquier caso, la esposa había sido "tenderly loved" hasta el final.
Saludos

joana dijo...

Quién sabe! quizá, y a pesar de ese querídisima esposa, en el fondo él pensaba en lo de: a rey muerto...

Francisco Flecha Andrés dijo...

Amigo daalla (Daniel): es cierto que fue amada hasta el punto de necesitar un fin de semana para reponerse
Saludos

Francisco Flecha Andrés dijo...

Amiga joana, como no somos ni ingleses ni anglicanos no podemos saber lo que pasaba, realmente, por la cabeza del pastor
Saludos

manly dijo...

Así, así ocurren los entuertos :))

Francisco Flecha Andrés dijo...

Esque, como dijo el arzobispo, amiga Manly "¡hasta ahí podíamos llegar...!"
Saludos