sábado, 16 de mayo de 2009

Calla, mi niño, calla

.



Hoy me pide el cuerpo, ya ven, poner el poema de Martin Niemöller.   Siempre actual en tiempos de desentenderse de lo que ocurre alrededor.
Más que nada, como aviso a navegantes

Primero
 vinieron por los comunistas,
 y no alcé mi voz,
 porque yo no era comunista.
Luego
 vinieron por los judíos
 y no alcé mi voz
 porque yo no era judio,
Luego
 vinieron por los católicos,
 y no alcé mi voz
 porque yo era protestante.
Luego vinieron por mi,
 y para entonces
 ya no quedaba nadie
 que alzara su voz por mi.


.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

De estos barros vinieron estos lodos,el que calla otorga, el ser humano es cobarde y no queda otra, siento que ha si ha sido, así es y así será, mal que nos pese a unos pocos

Francisco Flecha Andrés dijo...

No sé si será así, pero bueno es recordar la lección
Saludos