domingo, 9 de noviembre de 2008

La pollera colorá.

.




Yolandita Mercadal era puta, si señor, y a mucha honra, que su trabajo le costaba. Y gracias a aquellos trajines cotidianos había ido saliendo adelante en esta ciudad enorme y bulliciosa de México Distrito Federal, donde había abierto, incluso, un discreto saloncito (de nombre "La Pollera Colorá") en el número 23 de la calle La Soledad, en la trasera misma del Palacio Nacional.

Yolandita Mercadal era puta, si señor, ya le digo, pero piadosa y agradecida como una Hermanita del Señor Sacramentado.

Así lo demostró cuando después de mucho bamboleo consiguió este trabajo, a los pocos meses de llegar a La Merced desde su casa de allá en Palanca Hidalgo. Cuando aquello se hizo fijo mandó pintar un exvoto a un imaginero de la Puebla de los Ángeles para agradecerle a la Santa Virgen la gracia concedida:
Le doy grasias a la Virgencita de Guadalupe que ya encontré trabajo de puta aquí en La Merced, México. Cuídame mucho para poder mandarles unos sentavitos a mis padres, allá en Palanca Hidalgo. 12 didembre 1950.

Ahora ya, con un mayor desahogo, piso propio y los achaques de la edad le sigue pidiendo a la Virgen salud y clientela para que el negocio no decaiga, que la cosa se está poniendo medio mala.


.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ahí una aportación para ilustrar con sonido. Y un abrazo.

http://www.youtube.com/watch?v=5y3lmS0L-co

Francisco Flecha Andrés dijo...

La verdad, anónimo, que la aportación queda que ni pintada. Un abrazo

Hombre Extraño dijo...

La cosa se está poniendo tan mala, que hasta las putas están perdiendo clientela...

Habrá que aydarlas a recuperarla

Francisco Flecha Andrés dijo...

Tu verás. Yolandita lo agradecerá y tal vez encargue otro exvoto
Saludos

Anónimo dijo...

Perdón, me olvidé de firmar, el anónimo soy yo (argentino en Granada). Vaya, otra vez me olvidé de firmar.
Abrazo.

Quillén dijo...

Gauchita la Yolandita!
Personajes memorables los tuyos.
Tu relato me recordó a una novela del chileno Hernán Rivera Letelier: "La Reina Isabel cantaba rancheras". Si no la leiste, te la recomiendo, la disfruté tanto como a tu cuento!
Saludos!

panchoflecha dijo...

No la he leído Quillén, pero la leeré. Gracias
Saludos