domingo, 17 de marzo de 2013

La Cabiria

.



Tenía anchas las caderas, las carnes abundantes y olorosas de matrona, un quimono azul celeste, cuarenta años de oficio, un discreto saloncito en el barrio del Mercado y una clientela reducida, pero fija, que le permitía llegar a fin de mes.
Todo esto y un sentimiento maternal con el que animaba a primerizos:
-¡Dale,dale, cara guapa, dale, que me estrenas!

.

5 comentarios:

Mauro Navarro Gines dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mauro Navarro Gines dijo...

Tienes la facilidad maestra, amigo Flecha, de hacer bueno el dicho que dice aquello de "que lo bueno y breve, dos veces bueno". Magistral...

El tejón dijo...

Jajajaja, muy bueno.

Francisco Flecha dijo...

Gracias, Mauro

Francisco Flecha dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.