domingo, 8 de enero de 2012

Cuentas claras

.




Don Arsenio,  boticario en Pobladura desde hacía treinta años y alcalde cumplidor y puntilloso, llevaba las cuentas del común con el mismo cuidado y pormenor  que acostumbraba en la botica y, en cuaderno dispuesto para el caso, anotaba cada gasto realizado.


Al repasar hoy aquellas cuentas, llama la atención un apunte que refleja tanto la meticulosidad, como se ha dicho, como un cierto desánimo ante la ineficacia burocrática de la Administración Provincial:


"A León, para no hacer nada, cuatro duros".


.

5 comentarios:

Ricardo Chao Prieto dijo...

Breve y genial. Feliz año.

Francisco Flecha dijo...

Gracias, Ricardo. También te deseo un año feliz (Ánimo, lo peor del año ya ha pasado. Ahora vamos cuesta abajo)

Mauro Navarro dijo...

Lo bueno y breve, dos veces bueno. Con alcaldes como este, austeros y cumplidores, la cosa publica habría pintado de otra manera y a buen seguro no estaríamos donde estamos. Un saludo y buen año.

alma dijo...

¿Qué habrá sido de aquellos alcaldes? Este Arsenio tiene el empaque del de Zalamea

Un beso, Franciso

Francisco Flecha dijo...

Gracias, Mauro y Alma. Que tengais un buen "año mariano".
Saludos