domingo, 5 de septiembre de 2010

The Lost Paradise

.






A veces, cuando Adán vuelve del trabajo con sus cien mil penalidades, recuerda vagamente aquellos días del Sol y de la holganza en los que la mayor ocupación (mira por dónde) era hacer el amor con la parienta y poner nombre a los bichos  y a las plantas.

No puede remediarlo.  Le sube una especie de rabia que nubla, incluso, la nostalgía y dice, como le sale del alma:

¡Y todo por una puta manzana!.


.

7 comentarios:

Alberto Flecha dijo...

Feliz vuelta al cole, Paco. A seguir cultivando el Árbol de la Ciencia. Ay...
Saludos.

Francisco Flecha dijo...

Lo mismo te deseo, Alberto.

A veces (o siempre) esta vuelta al cole produce el mismo efecto y el mismo comentario que se le ocurría a Adán
Saludos

joana dijo...

A buenas horas mangas verdes, haberlo pensado antes...
Ay, Adán, Adán, ¡si es que eres muy cabezón!!!.
Con lo fácil que hubiera sido, y lo bien que nos hubiera venido a todos, que elegieses una naranja...que encima tiene mucha vitamina C.

Francisco Flecha dijo...

Ya, joana, ya, pero una manzana que cuando la comes descubres inmediatamente que no sólo estás desnudo tú, sino también la parienta y que a partir de ahora puedes hacer con ella lo que antes estaba reservado únicamente a los dioses, una manzana como esa es mucho más que una naranja.

Saludos

joana dijo...

¡Menuda imaginación!
O será que en mi pueblo no venden manzanas de esas. Vamos, que, aparte de algún gusanito muy de tarde en tarde, nunca he visto nada parecido a lo que cuentas.
Pero en fin, igual a partir de ahora me fijo más.
Y déjame que te diga, no creo que los dioses entiendan mucho de "esas cosas".

Saludos!

Francisco Flecha dijo...

Amiga joana: que no, que no me imagino nada. Lo he leído en la Biblia. Allí se dice que la serpiente les dijo "si coméis de ese árbol os haréis como dioses", comieron "y se dieron cuenta que estaban desnudos". Descubrieron, creo, mutuamente, su propio cuerpo y sus posibilidades, creo.
Saludos

joana dijo...

¿De verdad hacía falta una manzana para descubrir-se?.
Tenían ojos en la cara ¿no?, pues eso.

También dice el Libro, si no recuerdo mal, que Eva "salió" de una de las costillas de Adán, y eso no hay dios que se lo crea.
No sé, me da a mí que todos andaban algo tocaillos...de la cabeza.
En fin, y los cuentos, cuentos son.
Y Blancanieves durmió una pila de años por morder otra de esas...
Si lo que yo te diga, dónde esté una naranja...