sábado, 17 de abril de 2010

Los novios

Con permiso de Favelis

Permíteme, Favelis una historia paralela, como contrapunto

Versión narrada



Versión escrita

Se habían conocido en una de esas excursiones del Club de los 60 y habían decidido, a pesar de sus hijos y sus nietos, espantar en común la soledad y compartir las pensiones, las pastillas del reuma, los recuerdos y el otro lado de la cama. Y así, en la dulce rutina cotidiana, fueron pasando los días y las cosas.

Una mañana, al despertar, quizás espoleada por algún sueño pasajero o por el deseo de terminar con aquel concubinato, ella, que había sido siempre tan mirada, tan cuitada y tan decente, le dijo al compañero:
-Ramón ¿Y si nos casamos?
-¡Qué cosas se te ocurren! ¿Quién nos va a querer a nuestros años?

2 comentarios:

Favelis dijo...

Borges decía que no se jactaba de lo que había escrito sino de lo que había leído. Y yo creo que no me jacto de las viñetas que hago pero sí del tipo de lectores que atraen.

Saludos.

Francisco Flecha Andrés dijo...

Saludos, Favelis. Y sigue atrayéndonos, por favor