domingo, 8 de marzo de 2009

Proverbio árabe

.



.

Así empezaba cada mañana, como quien recita una plegaria, con la voz reposaba de quien ha vivido cien vidas sucesivas desde el principio de los tiempos:

- Detente forastero. Escucha la historias que trae el viento. Deja que te cuente un cuento...

El viejo hakawati, el contador de historias del mercado de Rabat era consciente de la verdad que se esconde en el antiguo proerbio de su tierra:

"Cada palabra encierra una historia"

Y fiel a laas costumbres narrativas del pasado iba desgranando, lentamente, en el mercado, las palabras y dejando que escaparan tras de ellas las historias que encerraban.

Decía "aldaba" y el mundo se llenaba de sonidos de puertas entornadas en las callejas en sombra de la kasbah

Decía "bazar" y surgían, de la nada, las idas y venidas de una gente con andar remolón y perezoso, los olores de las cosas (el incienso, los cueros, las especias...), el eterno regateo, los gritos de la plaza.

Decía "babucha" y podías ver entre la gente al mismo Tartarín, vestido con chilaba, arrastrando las babuchas, mientras espera, ansioso, la soñada cacería de los leones del Atlas.

Le escuchó, envidioso, el joven lingüista de Pamplona y quiso repetir, en su país, en su lengua y para pasmo de los suyos, la proeza milagrosa del viejo hakawati.

Y dijo "almohada"..., "esguince"..., "pedanía"..., "insurrección"..., "mecanismo"..., "desconcierto"..., "parachoques"..., "encomienda" y "lavativa".

Y no ocurrió nada. Ni un cuento solo, ni una historia.

Solamente, al final, y después de gran esfuerzo consiguió repetir, letra por letra, el diccionario de su lengua.

Y es que, a veces, compañero, el cuento sóo nace cuando lo escriben a medias quien lo escucha y quien lo cuenta.


.

2 comentarios:

joana dijo...

Hay palabras y PALABRAS...y definitivamente, no hace falta ser lingüista para dar con las que son capaces de "despertar" la imaginación de quien las escucha o las lee...pero creo que a ese joven lo que de verdad le faltaba era "PASIÓN" al pronunciarlas...
Bonita historia!

Francisco Flecha Andrés dijo...

Pues si, joana, va a ser la pasión porque el proverbio dice "cada palabra", no "algunas palabras"
Saludos