sábado, 27 de noviembre de 2010

La fundición

.



Aun siendo como era un santurrón de tomo y lomo y un observante y cumplidor Juez de Penas de la Real Cofradía del Santísimo Sacramento de Minerva y la Santa Vera Cruz no podía desconocer que en la ferrería que había heredado de su padre (Razón social: Fundiciones Muñoz SL, Altos de la Nevera, León , España), en aquel trabajo esforzado y primitivo de hombres curtidos a golpes de yunques y de mazos, de hierro al rojo vivo y calores sofocantes no podía pedirse un lenguaje refinado.

Por eso,comprendiendo, como digo, la circunstancia atenuante, pero fiel a los principios, mandó poner aquel cartel en la cantina habilitada para comer el bocadillo:

"Se prohibe la blasfemia fuera de la sala de calderas"

Así es.
Cada cosa en su sitio, punto y hora.

.

1 comentario:

almalaire dijo...

:)

Es el tipo de cosas que hubiera recogido Carandell para los celtiberia.Un abrazo, Francisco