domingo, 1 de noviembre de 2009

La máscara

.






Es muy difícil deshacer en un momento toda una vida de huida y fingimiento. Fueron treinta años emboscado tras la máscara de algún otro cuya cara no le correspondía.
Cuando, al fin, quiso volver atrás y liberarse de toda aquella impostura descubrió, con espanto, que allí, en el espejo, sólo quedaba, flotando, su nuca.


.

7 comentarios:

juanluisgx dijo...

recuerdo una noche que tenía fiebre, entré en el baño, y al mirarme en los espejos del lavabo vi la pared que quedaba detrás de mi, en vez de mi cara de enfermo,...

...la puerta con el espejo estaba entornada, pero el susto no se me quitó en varios días...

joana dijo...

Quién le mandaría mirarse en el espejo!

joana dijo...

Ehhh, que quede claro, me refería al señor de tu historia no a Juan Luis.

Francisco Flecha Andrés dijo...

joana, no te preocupes. Todos d
sabiamos que no te referías a Juan Luis, porque Juan Luis nunca ha estado malo.
Saludos a los dos

joana dijo...

Entonces...menudo cuentista está hecho también!!!

flores rojas dijo...

Más de un personaje de la vida publica, y alguno que está ahora entre rejas, podría aplicarse el cuento. (Seguramente que en el silencio de la cárcel, cuando se miren al espejo, no verán nada)

Francisco Flecha Andrés dijo...

Algunos políticos, dices bien, no lograrán verse ni aunque vayan vestidos con trajes regalados o "en zapato plano"
Un saludo