domingo, 4 de octubre de 2009

Desengaño

.




Julián Gómez Villalobos, el reconocido autor de tantos títulos de novela picaresca (género que ha conseguido reverdecer con más de cincuenta obras que han contado siempre con el unánime aplauso de crítica y público), Premio Nacional de Literatura, eterno candidato al Cervantes, traducido a quince idiomas, Cronista Oficial de la villa amurallada en la que vive, Flor Natural en las Juegos Florales de la fiesta de La Encina en el verano del 82, anunció ayer, con gran sorpresa, que abandonaba para siempre el género con el que tanta gloria y fama ha cosechado.

El motivo declarado: que alguien le había robado, de su despacho, la Olivetti.

El presunto delincuente: Nicanor, el "Rata de Trobajo" que, de esta forma, le pagaba, el muy cabrón, la invención del personaje y el haberle convertido en inmortal en sus novelas.


.

2 comentarios:

Carlos dijo...

Cria (en este caso crea) cuervos y te sacarán los ojos.

Saludos.

Francisco Flecha Andrés dijo...

Si hubiera escrito cuentos de especuladores inmobiliarios, tal vez hoy tendría un bonito apartamento... o le habrían robado hasta la hipoteca
Saludos, Carlos