domingo, 3 de mayo de 2009

El autor y su obra

.




Cuando, al fin, Don Quijote recobró la razón, poco antes de morir, por entretener los días interminables de tedio y convalecencia de su vida hidalga y pueblerina, se dio en escribir "La vida del soldado Cervantes Saavedra", o sea, las andanzas, desvaríos y sueños literarios de un oscuro soldado retirado (y mutilado de campaña) que soñaba con alcanzar la gloria que las armas le negaron escribiendo novelas de caballeros andantes, tiernamente enloquecidos, destinadas, más que nada, a ser leídas en hilorios de cocina en los largos inviernos de estas altas parameras.

Ya ves, si no hubiera sido por el hidalgo, poco hubiéramos sabido del soldado literato.


.

11 comentarios:

joana dijo...

¡Lo que nos hubiérmos perdido si en vez de la izquierda queda "manco" de la derecha"!

Anónimo dijo...

Francisco: Me has desilusionado. Yo estaba esparando que escribieras sobre la cruz de mayo.
Perdon

Francisco Flecha Andrés dijo...

Amiga joana: la izquierda también escribe. A lo mejor había escrito la historia de Aldonza Lorenzo, cosa de labradoras que alguien soñaba como princesas
Un saludo

Francisco Flecha Andrés dijo...

Amigo anónimo: veo que has acertado de pleno: yo me desilusiono de mí mismo cada minuto. Es más, a veces creo que gracias a esas desilusiones voy tirando
Para mí la cruz de mayo es el día, en estas tierras, de las heladas que, año tras año, acababa con la promesa de manzanas. Pero he aprendido, y tengo escrito, que esta cosa cambió con la "venganza de san Bernardino", que castigó a los pueblos de la Nava, el día de su fiesta, el 18 de mayo, en justa venganza, con enormes heladas.
Lo escribiré el próximo domingo
.

Si he escrito esta cosa (ramplona, es verdad) de Don Quijote es porque no se me ocurría nada mejor y por responder un poco a eso de la Feria del Libro.
Saludos

joana dijo...

Pensé que siendo diestro, habría tenido serias dificultades para escribir sobre las andanzas de ese loco tan maravilloso. Pero ahí está tu respuesta, me has convencido...a los genios no hay mano que se les resista.
Y no creo que tu historia sea ramplona. En un día como hoy hablar de don Miguel, don Alonso y hasta de Dulcinea, es del todo acertado.

daalla dijo...

Ciertamente fue el hidalgo el que hizo que el mundo todo conociera al oscuro soldado-literato-mutilado. Él solo, hizo más por su padre literario que todas sus demás obras juntas, y fueron muchas.
Saludos.

Francisco Flecha Andrés dijo...

Así es, Daalla, aunque hay que reconocer, para ser totalmente justos que aquel labrador que le hacía de escudero, también aportó lo suyo
Saludos

joana dijo...

Me gusta que salga a relucir don Sancho. Es el contrapunto a la locura de "su jefe"...a fin de cuentas, la "historia" no sería ni la mitad de divertida sin sus inteligentes y sabios "consejos".

Francisco Flecha Andrés dijo...

Yo creo, joana, que aquella broma inofensiva con que empezó la cosa logró toda su grandeza porque los dos personajes, El Quijote y Sancho, fueron creciendo e independizándose del autor a medida que avanzaba el argumento
Saludos

joana dijo...

Cuando hablaba de "su jefe" no me refería a don Miguel, sino al hidalgo don Alonso.
Y creo que de independientes nada, ¿qué serían sin el genio creador?. Él es quien pone en su boca inteligentes conversaciones y quien monta el "atrezzo" para sus aventuras. También es verdad, que a veces los autores acaban siendo superados por sus propios personajes. En fin, que tres eran tres...y los tres eran buenos.

Francisco Flecha Andrés dijo...

Bien, joana, dejémoslo así:Los tres eran muy buenos y cuando Cervantes escribió la vida del Quijote y Sancho los tres quedaron engrandecidos
Saludos