domingo, 7 de diciembre de 2008

La mejoría

.



Cuando a la abuela Donatila le diagnosticaron aquella enfermedad terrible y terminal, decidimos tejer en torno suyo una red de mentiras y "pensamiento positivo" que la ayudaran a luchar contra el monstruo aparatoso o, al menos, a llegar a aquel puerto inevitable de la forma más inconsciente y placentera.

La abuela se iba debilitando a simple vista cada día, pero nosotros, como en una cruzada insobornable, manteníamos la bandera y la mentira:

- ¡Qué bien te veo, abuela. Hoy tienes mejor cara!

Y así, día tras día:

- Cómo se te nota ya la mejoría. Hoy tienes el pulso más sereno y regular

- Fíjate que color más sonrosado

Pero, después de tanto esfuerzo, descubrimos un día que todo era inutil y que la abuela había descubierto nuestro juego cuando la oimos comentar a su amiga Dorotea, con quien había compartido media vida:

-Ya ves, Dorotea, querida, por lo visto, y aunque parezca mentira, me estoy muriendo de mejoría.
.

4 comentarios:

Quillén dijo...

Genial, siempre tan agudo. un placer pasar por acá.
Saludos!

Francisco Flecha Andrés dijo...

Gracias, Quillén.
Un saludo

Nando dijo...

Interesante cuento y más interesante aú el blog: dedicado a los cuentos. Me encanta.

Francisco Flecha Andrés dijo...

Me alegro que te guste. Pásate cuando quieras y siéntete a gusto
Saludos