jueves, 3 de julio de 2008

Educando a Tarzán (15)

.




Cuando Chita tuvo ante sí el dibujo a la acuarela de Harold Foster, el "fotógrafo" oficial de Tarzán ( o el "Tarzan's uncle", como le gustaba llamarse), sufrió una especie de sofoco involuntario al observar la ambigua apariencia del pupilo, con aquel tanga ajustado de leopardo y las piernas sabiamente cruzadas cual si fuera una modelo posando para el VOGUE.

Pero se sobrepuso de inmediato:

-Tarzán, hijo, por lo visto han sido superados los rígidos vientos victorianos: ¡Puedes ya salir, sin miedo, del armario!

.

15 comentarios:

Suel dijo...

Jajajaja!!!!!!
Debe ser un gustazo tener como guía en esta vida a alguien tan sabio como Chita.
Un gustazo leerte otra vez.

panchoflecha dijo...

Tienes razón, Suel, ya no quedan maestros como Chita.
Saludos

joana dijo...

...imaginarselo como modelo publicitario vestido de esa guisa, resulta divertido...
Y me gusta que haga caso de su "maestra", con este calor y metido en el armario, debe sudar a mares...
Ese Tarzán "tuyo" es todo un personaje.

panchoflecha dijo...

Amiga joana. A mí también me sorprende haber descubierto que lo que siempre nos habían presentado como el icono del macho fortachón y autosuficiente, resulta que no lo es tanto (al menos esto es lo que parece desprenderse del consejo de Chita).
Saludos

Chiti dijo...

Así que ahora le toca a Tarzán. ¡Vaya molón que lo sacaste! Me gusta más que el de siempre.
De acuerdo con suel, ¡un gustazo leerte, compañero y sin embargo amigo! La expresión te la oí decir a ti hace muchos años. Salud!

panchoflecha dijo...

Querida amiga Chiti, estimada compañera: muchas gracias por la visita, el comentario y el afecto (que sabes compartido)
Un abrazo

Mar dijo...

Jajaja! Muy bueno. Hay que reconocer que es bueno haber superado los tiempos victorianos. Y gracias a la sabiduría de Chita veo a Tarzán con nuevos ojos. Te dejo un saludo. Marcela

panchoflecha dijo...

Amiga Marcela:
Si te digo la verdad, a mi aquel afán de pretender ser el más fuerte, el rey de los monos y aquellos gritos desaforados siempre me parecieron una sobrecompensación para ocultar una identidad que se pretendía reprimir (Esto me lo ha dicho un psicoanalista que está intentando reconciliarme conmigo mismo)

psicodelirium dijo...

Si los simios pueden ser artistas, ¿porqué no pueden ser también críticos de arte?

Daemonicus Imprimatur.

Francisco Flecha Andrés dijo...

¿Es que lo dudas? Conozco yo simios que no sólo son críticos de arte sino obispos, cocineros, corredores de bolsa, profesores, fontaneros, militares de graduación, monjas benedictinas, señoritas de compañía, cantantes de country en bares de carretera del Ohio, et. etc.

psicodelirium dijo...

Jejejeje, ninguna duda al respecto. Ya se han aclarado las pocas que tenía.

Daemonicus Imprimatur.

J. L. Maldonado dijo...

Estupendo texto. Fino humor.

panchoflecha dijo...

Gracias, Maldonado por la visita y el comentario.
Saludos

JORGE dijo...

Amigo Paco, por suerte los tiempos no pasan en vacío, pero me da que lo de Tarzán no era un tema de homosexulaidad, sino más bien de zoofilia, en el mejor sentido de la de la palabra, si es que existe ese sentido..

Un abrazo Profesor.

panchoflecha dijo...

Amigo Jorge: puede que tengas razón, pero no es muy seguro, porque como utilizo a Jane de tapadera...
Un abrazo